//
estás leyendo...
Cuba, Opinión

¡Chofer pare… pare Chofer!

Como no puedo hablar de primera mano sobre mi #Cuba nada mejor que oír a quiénes viven el día a día en la isla. Directamente desde La Habana doy la bienvenida nuevamente a Danay Galletti, amiga y periodista, que esperemos colabore con este blog, Desde el Viejo Mundo, para que conozcan cómo somos los cubanos, nuestras vivencias y así acercarlos o hacer recordar a aquellos que han salido del país. 


Queden pues con Danay Galletti:

Sobre las guaguas se ha escrito mucho, es casi pretender con estas líneas llover sobre lo mojado…perdón retrocedo se necesita en estos casos cuando te lee un público internacional definir ciertos términos que solo se manejan en algunos lugares del orbe. Cuando los ilustres habitantes de Cuba aludimos a las guaguas no nos referimos a un municipio de Filipinas, un niño o un perro, hablamos simplemente de los ómnibus, esos amigos inseparables de nuestro pueblo.

Claro que la generalidad de las personas que conozco preferirían trasladarse en taxis e incluso hasta en coches de caballo con tal de no sufrir amargas experiencias en esos medios de transporte, pero ¡señores! en esos viajes uno descubre la verdadera esencia e idiosincrasia del cubano;  conoces personas que cómo tú se quejan del calor, los empujones y los malos olores, es decir deviene en un indiscutible espacio de socialización….es hasta, puedo afirmar que, una de las vías más fidedignas para enterarte de chismes, noticias no publicables, los nuevos productos de las tiendas y por qué fulanito finalmente decidió separarse de mengana. Y qué decir de los grafittis en las paredes de las guaguas, verdadero material para crónicas sociales. Yo tengo una amiga que el primer encuentro con sus tres últimos novios fue en una guagua ¡Nada, suerte que tienen algunos!

Hay quienes nos pasamos el día sobre una, dos y hasta tres…y casi llegamos a considerarla como de la familia, conocemos sus horarios, la esperamos, nos preocupamos cuando se demoran, luchamos a brazo tendido porque no la ensucien (Niño saca los pies de ahí por tu madre; María aquí todos sabemos que tu eres una quemá y te gusta Pocholo, pero por favor no lo escribas con plumón azul en la guagua; Caballero ese asiento es para dos personas no dos mil). Es casi imposible escribir sobre Cuba y no mencionarlas, constituyen, sin dudas, uno de nuestros patrimonios más preciados, una joyita de nuestro mosaico social.

Quien quiera visitar la Islay conocerla ni se le ocurra hacerlo desde un descapotable Ford del 57 Habana Vieja-Malecón-Marina Hemingway, eso solo brinda una mirada muy superficial. Señalar también que constituyen en muchos casos, escuelas; aquí se ha dicho que la educación comienza en la casa pero cuando un joven le da el asiento a una viejita, o le recoge el bolso para que -además de permanecer de pie todo el viaje- no soporte el peso, esos son los modelos que necesitan nuestros niños para aprender.

Claro que también tenemos que hablar de los malos comportamientos que entorpecen nuestro idílico viaje como la música a más decibeles de los que admiten nuestros oídos o el ruido ensordecedor de un grupo de muchachos desafinados que están cantando algo de Pitbull y se nos confunde con el himno de Turquía.

Y bueno las múltiples denominaciones son otra parte significativa de esta historia: solo me vienen a la mente las pequeñas cuarentiñas, las Sueño Azul, los camellos y las guarandingas por solo mencionar algunos ejemplos si usted -querido lector cubano o quien haya sentido en carne propia las guaguas cubanas- conoce alguna otro le agradecería sus sugerencias.

Con estas palabras he querido dedicar un homenaje a esas guaguas protagonistas de canciones y poemas y por qué no también decir que gracias a ellas puedo venir todos los días al trabajo cuando no cojo botella… bueno, definir cojo de tomar y botella de auto que amablemente detiene su marcha para llevarme, pero eso será tema para otro día.

Si quieren saber por qué se le llama guagua al omnibus o bus en países como Cuba, toda la explicación de la mano del periodista Ciro Bianchi en este programa de Canal Habana, Cómo me lo contaron… ahí va:

Anuncios

Acerca de Alberto Arego Pulido

Periodista cubano-español, residente en Madrid, España. Estudiante de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Instagram

#ClaireUnderwood lo sabe 😱 @HouseofCards Lo cotidiano. #Cuba #Bauta #Artemisa 
HOY en la página de Facebook de #PlayaBaracoa con mensaje especial incluido https://facebook.com/playabaracoa Queda inaugurada mi #temporadadehelados 🍧 ante la #oladecalor 🌞 Hatem Auden (a la izquierda) lleva más de medio siglo en España. A sus 71 años cumple el ayuno del #Ramadán 17 horas al día. "Es un mes para agradecer lo que tenemos, entender a quienes no tienen nada y perdonar a quienes nos ofenden. Pero, en especial, es un mes para compartir con la comunidad" #graffiti por doquier #Madrid #España @sfhir Piscineo @alonsonahiara #Avila #España Anochece que no es poco 
#Madrid #España Las tortugas de #Atocha 🐢 #Madrid + en #España en fotos https://www.facebook.com/photospain/ #Sevilla #España Atardecer #Madrid #España #verde
A %d blogueros les gusta esto: